10 de marzo de 2010

Nada.

No deja de buscarlo entre los textos que escribe, en los largos, en los breves, en los micros, entre la prosa y los versos. Nada. Levanta las faldas de las sílabas, mira debajo de las tildes, retira las comas y los puntos. Nada. Cambia los verbos de tiempo, deshace  plurales, desmonta prefijos. Nada. Analiza, por si acaso, morfológicamente su  pasado y busca desde un diván la etimología de sus estados. Nada. Pronuncia todos los fonemas de "Teresa", por si  siguiera todavía allí , aún encandilado. Nada. Genera nuevas oraciones con nuevos argumentos, las copula, yuxtapone, subordina. Nada. Renueva conectores, pronomina, adjetiva, verbaliza. Nada. Consulta, en vano, gramáticas y diccionarios, se pone al día. Nada. Es inútil, por más que cambia, sustituye y busca, sigue sin concordar bien con sus acciones y  así  no hay sujeto activo, ni pasivo, ni paciente, ni elidido que encuentre un sentido a este impersonal predicado en que vivimos.

12 comentarios:

  1. Solo podemos vernos desde el lado contrario;
    como en el caso del espejo.

    ResponderEliminar
  2. muy fuerte, casi como una maldición.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito! Metatexto. ¡Qué bonito! Metatodo.

    ResponderEliminar
  4. Hoooola Pere, buenos días, en este caso metanada, ja ja. Oye, ...un metaamigo ...¿es un amigo dentro de otro amigo?
    ¿Quieres venir a casa este domingo? Te metacocinaré unas meta coquies-Saint Jacques, ¿Tu les aimes? C´est des petits morceaux de poisson - ¿o poison?-, des petites crevettes et de champignons baignés avec de la bechâmel, gratiné au four doucement. Ah! le fromage rapé, des montaignes de gentil fromage rapé.

    ResponderEliminar
  5. Sí Gonzalo, la maldición de vivir sin esa chispa que le da sentido a todo que es la ilusión.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Carlos, ...la verdad es invisible a los ojos en este lado del espejo. Ahora ya entiendo un poquito más a Lewis Carroll y su empeño de llevar a Alicia al otro lado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Isabel, como dice José Hierro en su excelente soneto:
    "Después de tanto todo para nada".
    Pues así es la vida (y la literatura), nos pongamos como nos pongamos.
    (Esto es puro nihilismo)

    ResponderEliminar
  8. Muy buen texto, lo he releido para disfrutar de tanta verbalización, adjetivación,..Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  9. Todo parece nada, Miguel, incluso ésto de escribir a veces, excepto cuando alguien lo lee , le gusta y te deja una opinión, una crítica, un comentario. Mucahas gracias por tu atención.

    José Antonio, muchas gracias, me alegro d que te haya gustado. Hoy tenia una musa algo nihilista rondando por aquí y ha dejado su influencia, a veces una se pregunta, uf, tanto tiempo dedicado, al dia siguiente, cuando lo relees como si fuera un hijo que has parido, piensas que sí merece la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que fea sensación. A todos nos pasa. Me dejaste pensando. Buen texto! Un beso

    ResponderEliminar
  11. Texto increíble..madre mía, que nivel!!
    Que puedo decir??...me encanta..!!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Texto bien currado. Me gustó.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo