16 de marzo de 2010

Volver atrás

Mujer de Lot de Marina Tàpies
http://marinartista.blogspot.com/

Le resultaba más fácil  que afrontar su presente, sobre todo después de haber vivido aquel infierno, y no pudo resistirse a  volver la vista a atrás,  Él les había dicho que no lo hicieran, necesitaba ver para poder creer lo que su dios había hecho, ni siquiera les dejaron salvar a los inocentes, los libres de pecado, los niños,  tal como les había prometido. Paralizada, rellenita de sal hasta la médula, siguió trabajando, comprando, limpiando, alternando con los amigos, el périódico de los domingos, las playas en verano, el cine, la cena de Navidad, su hijo. Nunca nadie notó nada, sólo algún alma sensible se extrañaba de ese olor a sal que desprendía.

10 comentarios:

  1. Un final muy sugerente y aterrador.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito y muy bien llevado hasta el final,
    me gusta mucho como escribes

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Sí, Manu, nada más aterrador que el olvido, el sentirse ignorado e invisible.

    Y yo me alegro de que te guste,Maria Luisa, ésto es interactivo. Cuando no sea así me lo dices también, que también ayuda.

    ResponderEliminar
  4. Qué pena que nadie se diera cuenta, y es que la soledad está bien cuando tienes a alguién a quién contársela.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  5. Ahora me explico el sabor salado de las lágrimas: El que no haya vuelto la vista atrás alguna vez, que tire la primera piedra.

    Besos (también salados)

    ResponderEliminar
  6. Mmmmm, ese olor bastante salado me produce una sensación salada en el paladar. Suerte.

    ResponderEliminar
  7. es bueno morirse y no temer a los gusanos.

    besos.

    ResponderEliminar
  8. Ese pasar desapercibida, causa tristeza, al tiempo que dibuja una cotidiana realidad, y el olor a sal, recuerda a un dios vengativo e inmisericorde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Así se nos castiga - o los intermediarios de los dioses nos castigan - por conmovernos y, sobre todo, por no obedecer...
    Maravilloso relato, querida amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Aquella maldita obediencia debida. ¿Por razón de que? ¿A quién? Las personas somos libres y solo nuestra ética y nuestra conciencia laica ponen fin a esas libertades. Muy buen relato. Un salu do

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo