24 de agosto de 2011

EL FINAL DEL OTOÑO




      Aquí estoy segura. Un bicho tan pequeño como yo debe elegir bien los lugares por los que se mueve. Bajo este banco voy a reposar un rato, estoy cansada, no es fácil desplazarse con mi tamaño sin ser aplastada o engullida por esos otros seres mucho más grandes que yo, nunca miran dónde pisan ni a quién se llevan por delante. 
Ahora no hay nadie en el parque. Hay una hora en la que todos ellos desaparecen un buen rato, con el tiempo he comprendido que lo hacen para alimentarse, les gusta hacerlo en sitios cerrados.
Hay silencio aquí y lo disfruto, tan sólo se oye el chasquido del viento entre las hojas que van cayendo en cada acometida. Concretamente, ésa que acaba de caer me está tapando la vista, me gustan las escenas otoñales. Me desplazo un poco hacia la izquierda, pesadamente, despacio, arrastrando mi cuerpo dolorido. Soy mayor, la artritis se ha instalado ya en setenta y cinco de mis patas, y a este otoño ya le queda poco, quizás a mí también. Un poco más a la izquierda, por si es el último.
Pronto llegará el frío  y se acabarán los paseos y las contemplaciones. Habrá que retirarse entonces hasta la primavera, como siempre.

15 comentarios:

  1. Me gusta estar así, sin decir nada , viendo caer las hojas.
    Gracias por este cachito de tu calma.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena perspectiva la del bicho, aunque es necesaria la prudencia; desde su lugar todo resulta amenazante y no es para menos. Es bueno que le guste observar por donde anda y las hojas que caen han de ser obstáculos a superar y, a la vez, protección. De todos modos, contra un pie humano no hay mucha defensa, verdad?

    Me gustó este texto-video enlazado. Buena experimentación. Cuando releí el texto,comprendí por qué se corre la cámara cuando cae la hoja, jeje. En verdad, lo disfruté mucho. Una paz como para ponerse a meditar en ese lugar.
    Un abrazo de verano, o sea caluroso, para tu finales de otoño.

    ResponderEliminar
  3. Isabel, gracias! otra de tus "perlitas" que son un regalo! abrazos! ML

    ResponderEliminar
  4. He visto el video con emoción y te cuento: me encanta ese plano silencio largo; después lo vuelvo a ver con sonido: y es un plano ruidoso largo; entonces me gusta aún más. Pero al final, no sé a qué belleza agarrarme:
    si a lo que leo, o a lo que veo.

    ResponderEliminar
  5. que bonito!!! aunque me ha parecido un poco triste por el bicho jaja
    me ha encantado el video

    besos

    ResponderEliminar
  6. Texto y video se complementan perfectamente.
    No sabes lo que puede tapar una simple hoja. Mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me relajó, y eso está muy bien. El otoño tiene estas cosas. El video con las hojas cayendo es un regalo.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  8. Qué chulo! rollo Kafka en Metamorfosis, jeje!

    ResponderEliminar
  9. Hermoso, me encantó tu post. Tus textos son fáciles de digerir, pero no menos contundentes.
    Es siempre interesante leer aquellas historias mínimas que provocan cosas grandes.
    Me gustó mucho.
    Felicitaciones.
    Besos.

    EDUARDO

    ResponderEliminar
  10. Bonito relato. Excelente video. Todo muy acorde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Toda perspectiva a ras de suelo se humaniza, a ese nivel todos los bichicos somos insignificantes y vulnerables.¿Bajo un Banco?, mucho peligro. Enhorabuena. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Excelente. Ya te lo comenté en el Fc. Ahora lo hago por acá. Juanma.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta la idea del microrrelato videoilustado. ¡Bravo Isabel!

    ResponderEliminar
  14. Encantada de pasar por tu sitio!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  15. Pienso que los depredadores no descansan. Ni debajo de un banco estamos seguros. No obstante, obsesionarse con ello es inútil, así que mejor disfrutamos de lo que nos ofrece la dimensión que nos rodea.
    Gracias por el micro, me gustó enormemente.

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo