12 de agosto de 2010

Holocausto (finalista)

Un par de piedras planas encastradas en los ojos de los muertos, el único modo de borrar el horror de sus miradas. Los prisioneros, ajenos a todo, seguían sin entender aquel trabajo absurdo de  reunir dos millones de piedras planas.

3 comentarios:

  1. Estupendo Isabel, expones una tremenda tragedia con el cuidado que sólo los hilanderos de letras como tú sabéis hacer. Ahora mismo paso a votarte.

    ResponderEliminar
  2. Siempre le tengo respeto a esas piedras.

    ResponderEliminar
  3. Voto realizado.
    Tu micro me gusta por conseguir movilizar conciencias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo