9 de septiembre de 2010

TRAICIÓN

Tengo que hacerlo. El espejo me devuelve un rostro infame y deshonesto y yo no puedo sostenerle la mirada. Hoy, mis manos, mi vergüenza y mi katana, ensangrentadas, van a salvar el honor de esta familia.

7 comentarios:

  1. Eres un prodigio del microrrelato. Francamente transportador. Luego paso a votar.
    Un petonet

    ResponderEliminar
  2. Me gustó Isabel, digno del concurso de minificciones. Suerte.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  3. Contundente y directo. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta para el concurso, Isabel. Te deseo éxitos.

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo