24 de enero de 2010

A buenas horas







Para una vez que me dan vela en un entierro, resulta que soy el muerto.

2 comentarios:

  1. Pues mejor que no te hubiesen invitado amiga, ja, ja. Un besito

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo