29 de abril de 2010

No hay palabras

Collioure, 2010



Seguimos sin hablarnos y nunca habíamos sostenido silencios más de un día. Nuestros desencuentros sólían acabar bajo las sábanas, donde nuestros cuerpos eran incapaces, en la acercanza,  de albergar ningún tipo de rencor. Pero anoche fue distinto, se hizo la dormida, no nos tocamos.
Han pasado dos días y dos noches, tres horas, dos minutos y un segundo... y seguimos sin hablarnos.

8 comentarios:

  1. ¿Qué tal, Isabel, si continuamos con mi ya habitual propuesta de "bandas sonoras"? Creo que para este desamor en ciernes nos vendría bien "No hay palabras", de Presuntos Implicados, con la personalísima voz de Soledad Jiménez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya el completo, imagen (magnífica), relato y música, sólo falta que los protagonistas se decidan a olerse, y a tocarse, que todavía hay esperanza. Isabel, ¿y si nos cuentas también la reconciliación?

    ResponderEliminar
  3. gonzalo rojas habla del callamiento.

    ResponderEliminar
  4. Buen texto, un placer leerte.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien, Isabel, esa voluntad de dosificar un distanciamiento que pesa cada vez más...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Isabel... me encantó!!! No sé por qué pero empecé a pensar en un dibujo de los míos...

    ResponderEliminar

Tu opinión alimenta mi trabajo